¿Cómo pescar sardinas? Técnicas y trucos de pesca

La sardina; hábitat y morfología

El nombre científico de la sardina común o europea es Sardina pilchardus. Es una especie perteneciente a la Clupeidae, siendo la única especie del género. Sí se emparenta con el arenque o el boquerón y encontramos otras como la alosa o el espadín, de características físicas muy similares.

Su cuerpo nos recuerda a otras buenas capturas de pesca como la boga, con la que comparte la característica de ser utilizada como cebo para hacernos con piezas mayores. Este es alargado y sin comprimir, nada robusto. Longitudinalmente cuenta con entre 26 y 30 series de escamas.

Tanto mandíbula como dientes son poco sobresalientes; su ojo, adiposo, está bastante bien desarrollado. Tiene una aleta dorsal alta y pelvianas en el abdomen. Su opérculo cuenta con estrías radiadas.


La sardinaEl vientre de este animal es de color blanco con un deje plateado. Las aletas destacan por no tener color a excepción dela dorsal, que es un poco oscura. El grueso del cuerpo de la sardina incluye los colores azul, gris oscuro y un acabado plateado que llega incluso a ser iridiscente en muchas ocasiones.

Según la zona donde vivan, sus características variarán. Algunas son más verdosas, otras sobrepasan el tamaño medio, que está entre lo 15 y los 20 cm, se reproducen en distinta época, viven más o menos años, etc.

Su alimentación consiste en zooplacton y fitoplacton. Utiliza branquiespinas en el interior de sus branquias para retener el alimento. Esta especie se distribuye a lo largo de toda la zona nordeste del océano Atlántico así como en el mar Mediterráneo. Eso sí, la población de sardina es muy desigual dependiendo de la zona.

De hecho, la reducción de la biomasa general y el aumento de la captura de ejemplares por desarrollar ha llevado a la UE incluso plantearse la prohibición de la pesca de sardina en zonas como Portugal o nuestro golfo de Vizcaya.

Vemos también que en el Mediterráneo la especie se considera ya sobreexplotada. No es que la sardina esté en peligro de extinción en la actualidad, pero su pesca es claramente no sostenible a día de hoy por existir un sinsentido entre la medida mínima de la pieza para su pesca y la que corresponde a un ejemplar que se haya reproducido.

Sólo la población de la costa africana ofrece unos resultados sostenibles en relación a la explotación, la masa de los bancos y edad de los ejemplares. Vas a encontrarlas en aguas superficiales bien iluminadas, a veces muy cerca de nosotros, hasta a sólo 10 metros, aunque lo común es que nada hasta los 100. Esto se debe a que es aquí donde se encuentra su alimento. Eso sí, durante el invierno baja hasta los 150 metros de profundidad.

La pesca de sardinas; trucos y técnicas para su pesca

Pescando sardinas a cañaLa técnica general para esta especie es la captura de cerco; es ideal para pescar sardinas a fondo. Se realiza durante todo el año, obteniendo las mayores cantidades en los meses de agosto, septiembre, octubre, enero y febrero. Para la captura a gran escala se utilizan redes de hasta 300 metros de largo y unos 50 para la profundidad. Sin embargo, a nivel usuario, no se trata de la técnica más utilizada, aunque sí se puede llevar a cabo en pequeñas zonas donde los peces puedan cercarse y en compañía para poder ir moviendo la red. Un buen truco para ello es guiarlos con focos de luz.

Como abundan, son pequeñas y se acercan a la costa, puedes optar por el surfcasting para pescar sardinas, método económico, cómodo e ideal para disfrutar la jornada de capturas, una a una. En este caso, evita las zonas con demasiada vegetación y, de ser posible, opta por una zona sombreada, es posible que disfruten ahí de una temperatura más agradable (durante los meses cálidos). La miga de pan será un excelente y económico cebo para que suban a la superficie.

¿Cómo preparar sardinas como cebo de pesca?


La sardina es especie top en carnada para pesca. Por ende, muchos pescadores no la cogen para comerla o por afición sino que le dedican tiempo para después prepararla como cebo para hacerse con piezas de un tamaño mayor como el atún, la lubina, la raya, el melgacho o la caballa.

Los lugares donde más efectiva va a ser esta especie es en conjuntos de suelo rocoso en agua poco profunda; también es una buena opción en alta mar.

La pieza será buena como cebo tanto entera como a pedazos. Del mismo modo, tienes la opción de colocarla al natural o salada. Su cola es la parte que más va a atraer a la inmensa mayoría de especies.

Distintas formas de anzuelar una sardina

Preparación del cebo

Lo convencional para que la sardina sea apetitosa para los peces a la vez que también sea manejable para el pescador es:

  • Ponerla algunas horas en salmuera.
  • Dejarlas algunos días enterradas, por completo, en sal.

Tras esto, hay quien:

  • Las guarda en nevera una jornada.
  • Las reserva en congelador hasta 6 días.
  • Las usa sin refrigerar ni congelar.

Después de esto, tenemos que distinguir tres supuestos:

  1. En el caso de hacer trozos con ella hay que eviscerarla y desescamarla.
    • Para ello, se le hace un tajo longitudinal desde el vientre a la cola con un cuchillo liso.
    • Tras ello, dependiendo del tamaño de la pieza, introducimos el dedo meñique, el mismo cuchillo o un gancho de destripar y vaciamos.
    • También dependiendo del tamaño de la sardina y del tipo de peces que queramos capturar, elegiremos la longitud de los filetes. Puedes cortar la sardina en dos o tres pedazos, incluso en cuatro, sin problema: todo depende, como decimos, del tamaño que tenga y de cómo quieres que sea el cebo.
    • Después, sólo queda separar los filetes de la raspa.
  2. Si la sardina la vamos a usar entera sólo tienes que desescamarla. no es necesario hacer nada más con ella, aunque puedes quitarle el ojo para que huela más.
  3. Hacer masilla de sardina. Otro cebo buenísimo.
    • Moja pan duro hasta que se infle.
    • Escúrrelo.
    • Coloca en un bol junto con las sardinas.
    • Si escogieses en lata no escurras el aceite. Si son frescas, deberás ir añadiendo un poquitín de aceite para que el mejunje coja textura.
    • Mezcla hasta que la masa sea homogénea.
    • Ve añadiendo sémola de trigo conforme la mezclas y amasas con el resto, poco a poco. Debes ir incorporando hasta que la masa no se te pegue a las manos, como si fuese una bola para masa de pizza.

Como anzuelar la sardina como cebo de pesca

Truco infalible para preparar la sardina como cebo

Aunque lo anterior es lo que la mayoría hace, es momento de que desvelemos un muy buen truco que va a ayudarnos enormemente a que los filetes no se desmenucen tan fácilmente, de manera que podamos anzuelarlos sin problema y que, sobre todo, se mantengan en el anzuelo cuando lo echemos al agua.

  1. Coge un recipiente en el que quepan las sardinas que quieres preparar pero sin amontonarse (tupper, cazo, etc).
  2. Llénalo de agua. Es preferible que sea agua de mar pero si no es el caso sustitúyela por embotellada, nunca de grifo.
  3. Ahora tenemos que salarla al punto justo. Para ello, debemos sumergir algo que quede al fondo (una patata, por ejemplo, echar sal al agua y remover hasta que esta flote.
  4. En este punto, sacamos lo que hayamos sumergido.
  5. Es momento de echar azúcar el agua salada. Este ingrediente destaca por hacer que el cuerpo de la parrocha quede compacto para anzuelarse más fácilmente pero sin endurecerse ni perder su atractivo. Además de mantener la ternura, se consigue mantener también la sangre, que atraerá nuestras próximas capturas.
  6. Ahora mete las piezas que vayas a usar de cebo en tu jornada y déjalas ahí durante una hora.
  7. Después, sácalas y rebózalas en sal para que se sequen. Cuanto más tiempo pasen en sal más aroma perderán así que no te entretengas demasiado.
  8. Cuando haya desaparecido la humedad, espolsa la sal sobrante.
  9. Ahora, escoge si las vas a filetear, eviscerar y todo lo que ya hemos comentado.

¡Por cierto! La parrocha debe prepararse como cebo justo antes de ponerte a pescar. Cuanto más tiempo la tengas en salazón y, sobre todo, fileteada, menos resultados dará debido a que pierde mucho aroma. Por ello, si tienes la posibilidad, debido a lo sencillo del truco, te aconsejo que lo hagas en la playa mientras usas otro cebo.

¿Cómo anzuelar y usar sardinas como cebo para pescar?

Como decimos, esta pieza es bastante blanda por lo que toda ayuda es poca para que se mantenga en el anzuelo:

  1. Para ello, es necesario que los filetes se afirmen, lo cual se consigue dándoles envoltura con hilo de elastano alrededor de un gancho o aguja de tita, como si estuviésemos atando un redondo para hacerlo al horno. Truquito básico: ¡qué la piel quede hacia dentro!
  2. Una vez el filete quede compacto (todo lo que esta carne nos permite), enganchamos el anzuelo al gancho donde hemos envuelto el cebo y lo deslizamos para anzuelarlo. Sólo la punta del anzuelo debe quedar visible (no más de 1.5 cm).
  3. Para pescar lubinas, lisas, jurelas y otras especies de superficie, enrolla en el filete un material flotante para que el cebo no se hunda. El resto del proceso es idéntico.

Vídeo: ¿Cómo cebar la sardina de forma correcta? ¡MUY INTERESANTE!


Los Secretos de la pesca en el Mar

¿Aún no tienes el mejor libro sobre todos los Secretos de la Pesca en el Mar?

Si te ha servido de ayuda compártelo con tus amig@s, gracias! 🎣

Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
【 CÓMO PESCAR SARDINAS 】Trucos que SÍ FUNCIONAN!! - EsPesca
Puntuación:
51star1star1star1star1star
¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 3 Media: 5]

Deja un comentario

  ◀ Acepto los términos de privacidad

  1. Responsable: EsPesca
  2. Finalidad: Envío por email de noticias y ofertas
  3. Legitimación: Tu consentimiento expreso
  4. Destinatario: Lista de suscriptores alojada en Wordpress
  5. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, anonimato, portabilidad y olvido de sus datos