Pesca Surfcasting

Todo sobre la pesca al surfcasting ¿que es y como se realiza?

La pesca surfcasting se engloba dentro de los tipos de pesca deportiva como una modalidad más en la que se pesca desde la orilla de la playa. Se trata de una forma muy popular de practicar este deporte, además de resultar relajante por el entorno en el que se practica, excepto cuando es de competición, que es donde la tensión de la competitividad se impone. Si en español se pudiese hacer una traducción de este término anglosajón sería “pesca de lanzado“. Se trata de una variedad de pesca que puede resultar muy dura y agotadora pero que se verá recompensada con grandes capturas. Entre las especies más comunes de la pesca surfcasting encontramos la lubina, la dorada o el sargo.

¿Como pescar al surfcasting? Una jornada típica

Contamos con el relato de un pescador del norte de España, un pescador experimentado, con mil batallas a sus espaldas y que vive la pesca con pasión, un auténtico surfcaster que nos desvelará sus secretos, sus técnicas y cualquier detalle para que mejoremos en la pesca al surfcasting, según las zonas donde vayamos a pescar, arenales tranquilos, zonas pedregosas etc. También pondremos énfasis en conocer los factores medioambientales que la condicionan, sus mejores épocas y momentos, y también las técnicas a utilizar en los diferentes escenarios merced al tipo de fondo que los compongan, sean estos de arena o de grava y cantos. Vamos allá con la historia de este gran pescador.

Señalar el escenario adecuado es muy sencillo: cualquier arenal, especialmente aquellos de dimensiones contenidas y con el condicionante, no indispensable, de contar con grupos de sierras, escollos y bajíos alternantes con lenguas de arena. Esas playas tan usuales se independizan de otras zonas mediante separaciones, con una gradual alternancia que va desde la constitución pura de arenal a la ensenada pedregosa o a la típico de guijarros o cantos, pero esto no excluye la posibilidad de capturar grandes sargos desde la orilla de playas kilométricas, visitadas por estos peces en sus excursiones tróficas.

Factores ambientales y mejores épocas para la pesca del surfcasting

Lances pesca surfcastingNos cuesta concebir el surfcasting alejado de una imagen ciertamente evocadora, incluso yo diría entrañable: olas que rompen unas detrás de otras, un cielo infinito al que mirar con un rostro plácido, la puntera doblándose con ímpetu…, recuerdos que forman parte de nuestra más preciada ensoñación de los aficionados acérrimos al surfcasting. Toparemos regularmente con estas condiciones deseadas, mejor, si es posible, elegir la jornada; pero también es perentorio acostumbrarse a las predecibles variaciones debidas al cambio de estación, así como a las bruscas modificaciones tan imponderables como inesperadas. Los arenales salvajes y franjas abiertas al temporal, las solemos reservar para la época estival y la primavera. Cuando las condiciones se vuelven perfectas, y cuando descendemos por las dunas, ya a la caída de la noche y en esos días duraderos sabemos que tendremos perceptivas de pasar una jornada de pesca agradable.

Pero el invierno llega sin remedio, y nos preguntamos, ante el decaimiento de las horas de luz y el frío intenso…

“¿Qué hago yo aquí mirando la puntera de las cañas?”. Es complicado, lo sabemos pero ahí es donde un pescador de pro se diferencia de los aficionados esporádicos.

El viento es un fenómeno que suele acompañar el surfcaster. Sobre las playas grandes es corriente el soplo de brisas, incluso sin la aparición de temporales. Estos aires ligeros no molestan pero un vendaval fuerte de fuerza 6 resultara del todo irritante y perjudicara las expectativas.Sabemos que el viento nordeste que sopla es insidioso y proceder a la practica del surfcasting en la costa norte se hace mas complicado aunque estos soplos decaen al bajar las temperaturas por la noche. Las características que presenta el mar Mediterráneo son algo más benévolas. La pesca al surfcasting en las playas desde Tarragona hasta Blanes, al inicio de la Costa Brava son mas propicias debido a que el viento no nos condiciona tanto, es por ello que la frecuencia de salidas se incrementa en consonancia.

La pesca del sargo suele ser acertada si elegís la playa en la que el mar se muestra equilibrado, es decir, ni con gran marejada ni en calma. La teoría que leemos en los manuales de pesca que desglosan los pormenores acerca de la técnica de surfcasting, nos comentan sobre los tres frentes de olas donde el lance se realiza preferente encima de la última ola y esta premisa se cumple a menudo, sobre todo en el mar oceánico donde tal vez es el que más se ajusta a la práctica de este exigente arte como es el surfcasting.

El inicio de la jornada de pesca, una historia real

Es hora de reposar, antes de concentrarse en la preparación del material de pesca deportiva. Una noche largamente esperada a surfcasting. Un aire fino, procedente del noroeste, eleva un mar contenido que rompe contra las rocas en continua procesión.

“Las  condiciones no pueden ser mejores y hay que aprovecharlo”

Meditamos sentados en la silla de plástico, en el garaje, escrutando el cielo a través de la entrada abierta de par en par, manejamos concienzudamente los útiles con que confeccionar los terminales necesarios. El arenal nos espera y pretendemos llegar los primeros. Modelado hace unos años, el corto descenso hacia la playa se ve facilitado por el apilado de tablones gruesos, traviesas procedentes de las vías del tren. Me reconforto viendo la playa, un arenal de 800 metros recogido entre dos penínsulas; “creo que he acertado…, ¡y no se vislumbran algas!,. De un pequeño salto salvo el río que en sus meandros cobija a una interesante fauna y flora. Un paraje natural protegido, real y maravilloso, donde cernícalos y patos conviven en singular armonía

Nuestros primeros lances desde la orilla

Surfcasting lances desde playaAún se mantiene la luz diurna de un astro que poco a poco va recogiéndose. Camino por la orilla con la dificultad que impone la blanda arena a mis pies. Vertiente derecha de la playa, el lugar elegido, esquina donde el predominio de arena no impide la existencia de algunas sierras desde piedra, todavía perceptibles antes de que comience el flujo de una marea viva. Esta caña es mi preferida: cuatro metros y medio y una potencia entre 70 y 170 gramos, de rabiza fina, la prefiero por su acción de punta y exquisita sensibilidad. El terminal con plomo de bola de 125 gramos. Un anzuelo tipo Cristal del número 1/0 que enfilo con una americana de buen tamaño. En el otro dispondré varias lombrices. Solo atravieso las cabezas y luego fijo al conjunto con hilo elástico, conformando una atractiva bola de gusanos.

Toca un primer lanzamiento, desde el suelo, con el que alcanzo la zona más cercana a los escollos. Unos 100 metros y vuelta atrás a tensar el sedal y posar la caña con mi soporte para cañas. Lo mismo con la otra caña de surfcasting, con la que alcanzo más o menos 60 metros, justo encima de donde rompe la primera ola. Y a esperar, apurando los definitivos instantes de luz, cuando en el horizonte se percibe la radiante actividad reflector del planeta Venus. Unos leves toques en la puntera, que a duras penas percibo antes de instalar los portaluminosos. Cojo la caña, aquella más ligera; un tirón, otro…, otro más. Tenso con dos golpes de manivela y clavo, y recojo con suavidad, cansando lentamente la pieza.Se manifiesta como un sargo de medianas proporciones. Lo veo en la punta de la ola, extendida, inmóvil, frustrado por la incógnita que le ha acercado sin explicación a la zona seca. Un sargo que ha encontrado la carnada irresistible. Bella pieza que alegra un buen inicio de velada.

Los Secretos de la pesca en el Mar

¿Aún no tienes el mejor libro sobre todos los Secretos de la Pesca en el Mar?

En el norte yo empleo el paternóster la mayoría de las veces. Corto un final en 0.60 milímetros, de 1,50 metros de longitud, y preparo dos brazoladas de 35 centímetros (fluorocarbono de 0.24-0.35 milímetros) a 40 centímetros de distancia del plomo y emerillón ligado a la línea madre, los finales van provistos del correspondiente torniquete. El extremo terminal del montaje dispondrá de un mosquetón para contener el plomo. Me sigue pareciendo el terminal ideal, dotado de mayor seguridad con respecto a los sistemas de perlas perforadas. En otras ocasiones nos decidiremos por presentar el cebo por debajo del plomo empleando plomos con canal pasador, según el esquema siguiente: plomo/perla/emerillon/brazolada/anzuelo.

¿Como pescar al surfcasting en playas con guijarros, grava y cantos?

En estas situaciones aplicaremos similares conceptos en la pesca al surfcasting, pero también es necesario conocer sus peculiaridades. Resulta especialmente importante revisar la estructura del fondo. Habitualmente estas ensenadas más o menos abiertas están conformadas por bajíos rocosos, sierras y peñascos en mayor o menor proporción, así que nos veremos empujados a actuar con precaución a la hora de confeccionar los aparejos. En las horas cercanas a la pleamar puede no ser determinante la realización de alejados lanzamientos para buscar peces que, probablemente, se hallaran cerca del rompiente a la espera de que la resaca les acerque los elementos nutrientes que precisan, tales como pulgas marinas.

Bajo estas condiciones optimizaremos el diseño de terminales con brazos largos y con plomo final pedido. Por ejemplo, un sedal madre en 0.45 milímetros de sección y un terminal de 0.55 milímetros con una gameta dispuesta en hilo monofilamento del 35/100. La conexión de la plomada aguantara con un nailon similar a este último. Todo depende de la configuración inherente al formato geológico costero. Tal vez tengamos que frecuentar arriesgados descensos por los acantilados que preceden a estos recónditos pedregales; mas llegaremos, con la práctica, a disfrutar de la pesca en estado puro.

Los amontonamientos de piedras y grandes bloques son una manifestación común y un surfcaster debe de poder controlar estos lugares para la pesca al surfcasting. Estas franjas suelen coexistir con guijarrales próximos, incluso con arenales, pero en sí mismos gozan de unas especiales connotaciones. En sus entrañas se albergan crustáceos como la sapa, típica habitante que busca refugio bajo estas formaciones, un cebo específico y sin igual. También acudiremos con seguridad a las gusanas americanas y a la coreana (perineris ácrata) si son de gran tamaño. La técnica de pesca al lanzado desde dichos lugares es básicamente la misma que la relatada en el punto precedente.

Dada la irregular conformación que se puede esperar de esos fondos (sierras, piedras con anfractuosidades, recovecos de todo tipo.) optaremos por dimensionar convenientemente nuestros aparejos. El carrete de surfcasting, relleno con un buen monofilamento de 0.40 milímetros de sección, o mejor del 0.45, si bien podemos incorporar alguna fibra moderna con lo que reduciremos el grosor  a 0.25 o 0.35 milímetros, por ejemplo. Buscaremos una caña de las empleadas en surfcasting con potencia entre 100-300 gramos, junto con un carrete fuerte y con gran capacidad de recuperación, aspecto este último de trascendental importancia. En un medio donde la probabilidad de enroque no es desdeñable (casi una seguridad) la recogida veloz es un factor positivo.

Aplicaremos montajes de bajos deslizantes con plomos provistos de alas laterales, que puedan ascender librándose de trabar en el fondo. También funciona el procedimiento de plomo perdido, apto cuando no precisemos lances largos, ya que es habitual localizar el sargo a pocos metros. En estos parajes, aprovecharemos los momentos del amanecer y el ocaso. Durante el día los tordos y las julias devoraran los cebos, aunque también grandes maragotas nos esperan.

¿Como pescar al surfcasting en playas de arena tranquilas?

Lanzamiento caña surfcastingTambién habrá ocasiones para pescar el lanzado en playas tranquilas, las cuales, sobre todo en la noche, pueden albergar interesantes poblaciones de sargos entonces no será necesario alcanzar grandes distancias con nuestros lances. En este caso nos serviremos de cebos ligeros y blandos, es el terreno donde aprovecharemos las propiedades de la arenícola marina. Este gusano, como todos sabemos, no suele aguantar tiempo prolongado dentro del agua, y la brusquedad de un fuerte impulso suele ir a acompañada de una merma en sus propiedades.

Haremos una oportuna salvedad al reflejar que el uso de sistemas existentes en el mercado (topes con clip de impacto, los plomos del formato “bait-safe” o “salvacebos”, plomos transportadores o los contenedores de cebo) nos posibilita el uso racional de estos elementos. Bajo esas condiciones quizá prefiramos presentar la carnada de una forma altamente natural, con largas gametas y aparejos simples, sin accesorios suplementarios. La nereis de vasa (nereis diversicolor), que atinaremos a descubrir en los márgenes adyacentes a la bocanas de las rías rastillando con una azada, puede entonces atraer a un reflexivo espárido que merodee engañado por el movimiento vital de la cola del nereido.

Como en una película se tratase, nuestra experiencia pescando con potentes cañas de surfcasting en una diminuta isla fue de lo más enriquecedora y os vamos a contar la historia de principio a fin. Esta pequeña isla tiene una característica muy particulares, y es que no podremos pescar en ella el día que queramos, y no sólo los días en los que el coeficiente de mareas que marcan las tablas sea muy pequeño, concrétamente entre 0,40 y 0,50 ya que si vamos a pescar con mareas más grandes o cuando el mar está rizado nos podemos encontrar en serios apuros.

No queremos tener que salir nadando del lugar con la consiguiente perdida de material y el peligro que supone estropeando una jornada de pesca que promete, ya que es un lugar de fuertes corrientes, por lo que no se puede acudir a este sitio salvo que las condiciones meteorológicas y las mareas sean las más apropiadas. Nosotros acudimos con mareas de coeficiente 0,40 y aún así en pleno repunte de subida de marea estuvimos pescando al límite de qué se nos mojara todo nuestro equipo de pesca, teniendo que hacer una improvisada barrera de arena alrededor del mismo para evitar que se mojara. Lo mejor de esa isla es que pese a pescar en muy poco espacio podemos poner las cañas formando un círculo de 360°, ya que por sus características podemos lanzar en todas direcciones, tanto hacia arriba como hacia la entrada de un canal por dónde pasan los barcos, y si miramos hacia el sur podemos pescar hacia mar abierto y cada zona posee sus especies de peces características que explicaremos más adelante en esta atractiva jornada de pesca.

Pesca en la playa desde los 4 puntos cardinales

Si pescamos hacia el sur, hacia mar abierto, lo haremos en una zona en la que podremos capturar especies como doradas, sargos y herrera. Las cañas que tengamos orientadas hacia el oeste, en dirección al canal de entrada de barcos en la ría, estarán caladas en una zona de más profundidad, llegando a los 4 metros de fondo según desveló la sonda de embarcación; aquí hay muchas posibilidades de pescar especies tan diversas como doradas de gran porte, corvinas, bailas y lubinas, dependiendo de la época del año en la que nos encontramos. Cuando pesquemos mirando al norte, hacia el interior de la ría encontraremos también cierta profundidad, ya que a pocos metros de la isla en la que nos encontramos se forma un gran escalón en el que ya no haremos pies si intentamos ir andando. Esta zona está muy influenciada por las corrientes, y  en las jornadas de pesca en las que hay muchas algas se vuelve complicada para la pesca, pero es muy caliente, sobre todo para la pesca de corvina y la profundidad que tiene la hace ideal para la pesca al vivo con aparejos en ascensor.

Por último encontramos una zona de pesca en dirección hacia el este, el lugar ideal para la pesca de bailas, pero en la que no podremos pescar en determinadas horas, ya que debido a la poca profundidad que tiene llegará incluso a quedarse sin gota de agua en durante la marea baja. En esta ocasión fuimos preparados con gran variedad de cebos, ya que había que darlo todo en esta jornada de pesca, tratando de llevar lo mejor para engañar a todas las bailas y lubinas que fuese posible, ya que por las fechas en la que nos encontrábamos serían las especies dominantes.

El equipo ideal para el surfcasting en nuestra jornada pesquera

Optamos por utilizar cañas de surfcasting de tres tramos y 4, 50 m de longitud de acción 100-250 con la puntera semi híbrida, pero que no muy blanda coma para poder lanzar plomos pesados y a la vez detectar bien las picadas. Debido a la posibilidad de capturar peces de varios tamaños, los carretes utilizados debían ser ligeros, pero que a la vez estuviese con un freno de al menos 20 kg, para poder hacer frente a cualquier situación, tanto de una buena lubina cómo de una buena ristra de algas…. que afortunadamente no entro en la singular jornada de pesca.

Los carretes para surfcasting los montamos con dos tipos de línea, unos con un trenzado con un grosor de línea madre del 0,06 mm y que aguanta los 12 kilos y con un puente trenzado del 0,27 mm. Los otros iban montados con monofilamento del 0,22 mm y con un puente de línea trenzado también del 0,27 mm. A pesar de que el día escogido para la pesca había un coeficiente de mareas de 0,40, la característica del pesquero hacia en qué se produjeran fuertes corrientes, por lo que llevamos todo tipo de plomos empezando por los más resistentes a las mareas, como son los de grapas, siguiendo con los de pirámides, de golf y por último de casting, por si los peces que buscamos se encontraban a mucha distancia y las corrientes permitiesen su utilización.

¿Que cebos usamos en la pesca al surfcasting?

Cebos gusanos pesca surfcastingCebos polivalente válidos para todos los escenarios pesqueros, y que pueden darnos grandes sorpresas; como no podía ser de otra manera compramos los gusanos americano conocidos como XXL, de gran tamaño, y que si la morralla se deja pescar es también de los mejores cebos a utilizar, y así fue como la utilizamos en nuestra  jornada de pesca. Por último llevamos unas galeras y unas navajas, por si no daban resultados los anteriores, siendo muy apreciados tanto por el sargo y por la baila.

Y no acabare sin mencionar aquellos organismos propios para la pesca al surfcasting en playas de cantos y escollos. Si bien nos servirán todos aquellos ya investigados, en este hábitat será provechoso el uso de una sapa o mulata bien viva, que aseguraremos con hilo elástico si pretendemos alcanzar la gran distancia deseada, o unos nereis de los mejillones, poliqueto alargado caracterizado por un cuerpo de color verde mate.

¿Que anzuelos y aparejos usamos?

Para la pesca al vivo utilizamos una o dos poteras de pequeñas dimensiones; enzarzamos una en el labio y otra sobre el lomo, pinchada justo debajo de su aleta superior, con una gameta de medio metro del 0,50 mm si el agua está oscura y del 0,30 mm si el agua está clara, a cuyo final anudamos un grillete o quitavueltas. Los anzuelos de pesca a utilizar con el choco serán del 2/0 y el 3/0, para asegurar una lubina de buen tamaño y del número 1 para la gusana americana. Para cebos como la navaja y la galera utilizamos anzuelos del número 2 y 4. Todo estos anzuelos los empatillamos en una línea que oscilan entre 0,23 y 0,40 mm dependiendo de la claridad del agua y del mar de fondo que nos encontremos, e iremos subiendo el grosor si se nos lían los aparejos de pesca.

¿Que fue lo que pescamos?

Media hora después de la primera picada, como tenía una caña hacia poniente, también con gusano americano como cebo, con la suerte de que en esa ocasión el plomo no se quedó enganchado, y después de unos minutos de lucha pudo sacar una bonita lubina de kilo y medio.

A las lisas vivas no parecía entrarle ningún pez; en la  jornada de pesca anterior había estado pescando en la playa, y sea que una mojarra que decidí conservar viva para ser usada también como cebo, y que finalmente montó mi amigo y funcionó ya que una hora más tarde tuvo una buena picada a la caña que tenía con la mojarra y tenía orientada hacia el norte, donde hay bastante profundidad a escasos metros de distancia de la orilla, y tras una buena pelea de 15 minutos puso en la arena otra bonita lubina de un par de kilos de peso lo que demostró que la mojarra puede ser incluso más efectivas que la lisa.

¿Que tipo de material es necesario para la pesca surfcasting desde orilla?

En cuanto a los materiales necesarios para practicar la pesca al surfcasting los más indispensables son:

  • Caña de pescar: normalmente se utilizan dos cañas, y lo recomendable es que sean gemelas, para que cuando lancemos, tengamos las mismas sensaciones con las dos cañas y no tengamos que habituarnos a los diferentes pesos de cada una, si son de carbono mejor y si cuenta con tres tramos enchufables mejor que mejor. Cada pescador se siente más cómodo con una determinada caña. A la hora del lance, es el momento en el que más notaremos la diferencia si lanzamos con un equipo más o menos pesado. Existen cientos de modelos con diferentes pesos y con medidas comprendidas entre 3,80 y 4,50 metros. Utilizando la caña adecuada, ganaremos distancia de lanzado y evitaremos cansancio tras muchas horas en el mar.
  • Carretes de pesca: serán también iguales para compensar el equipo, ya que de nada sirve tener dos cañas iguales si los carretes no lo son y nos desvirtúan el peso total del equipo, suelen ser carretes con una gran bobina que admite muchos metros de línea ya que los lances en el surfcasting son de gran distancia.
  • Plomos: muy importantes pues son los encargados de que nuestro cebo se encuentre en el lugar más adecuado para la picada. Los plomos que más se usan en esta modalidad de pesca son los que pesan entre 80 y 350 gramos. Es importante utilizar plomos de surfcasting que se mimeticen con los fondos. Los colores arena son muy atractivos ante los ojos del pez, ya que no lo relaciona con peligro.
  • Línea para surfcasting: la línea que utilizaremos será de 0,16 a 0,25 metros en zonas de arena donde sepamos de antemano que no nos encontraremos con rocas cerca que puedan romper el hilo. En zonas de roca o mixtas utilizaremos líneas de un 0,30 hasta un 0,45 para asegurar un poco más el pescado en estas zonas más peligrosas. Aunque los hilos gruesos nos servirán en zonas de roca o mixtas, en grandes arenales es preferible utilizar un nailon fino porque nos permitirá lanzar más lejos. Conseguiremos así más especies.
  • Anzuelos: aquí es donde tendremos que colocar el cebo para clavar al pez. De aquí es muy importante destacar que el anzuelo ha de evitar que el pez se suelte una vez que se ha clavado, existen miles de modelos y su elección viene dado por la captura que queramos conseguir. Con el anzuelo procura no jugártela. Actualmente existen anzuelos de afilado perfecto, capaces de penetrar en las bocas más duras. Notarás la diferencia si montas buenos anzuelos, ya que tus capturas aumentarán significativamente.
  • Cebos: En cuanto a los cebos, los más usuales para practicar esta modalidad son los cebos vivos como el gusano americano, coreano, navajas, cangrejo verde, tiras de chopo o sepia, rosca, norte, etc. Cualquiera de ellos será adecuado para la práctica del surfcasting, la carnaza que ponemos para que el pez pique en la captura, debe estar viva. Para la dorada y los grandes sargos el mejor cebo es, sin duda, la tita vuelta y enlicrada. No hay dorada que se resista ante los olores de este gusano, además de aguantar a la morralla, con la que tanto tiempo perdemos al utilizar otros cebos.
  • Picas o soportes: deberán de ser con punta para poder clavarlos en la arena de la playa y nos sujete con fuerza las cañas de surfcasting, existen fosforescentes y en diferentes tamaños.
  • Aparejos: son muy extensas y cada pescador se decantará por la que más se adapte a sus gustos y necesidades. Estos aparejos pueden prepararse en corcheras especiales, mientras que los finales o gametas con el anzuelo será mejor fabricarlos a pie de playa para evitar que la línea cree demasiada memoria.
  • Otros materiales: emerillones, luces químicas, cajas para transportar el material pequeño, una mochila o cajón para guardarlo todo y que nos permita desplazarnos con comodidad por las playas, etc.

En muchas ocasiones, en cuanto notamos la picada corremos a por la caña y la sacamos al instante. Esto es un error si lo que buscamos son doradas, ya que suelen tomarse su tiempo antes de tragarse bien el cebo. Deberemos responder con tranquilidad hasta que la caña se doble como es debido, y el pez bien clavado.

Equipo de pesca para surfcasting, uno a uno


A la hora de hablar de los equipos necesarios intentaremos no entrar en debates sobre gustos y marcas, ya que existen innumerables fabricantes de material de alta calidad como por ejemplo, las famosas cañas y carretes para surfcasting de Shimano, Vercelli, Abu García, Cinnetic, Kali Kunnan, Renzo Valdieri entre otras, además de otros tipos de aparejos y accesorios que trataremos de darte a conocer viendo uno a uno cuales son los más apropiados y de mejor calidad, otra cosa ya son las preferencias y gustos de cada pescador en particular, pero teniendo unas nociones básicas podremos elegir de forma correcta cada componente que engloba y equipo completo de surfcasting.

Cañas de surfcasting, todo lo que tienes que saber

Cañas pesca surfcastingLas cañas para pesca al surfcasting que conocen la mayoría son las típicas de tres tramos enchufables. Son las más comunes y accesibles para cualquier pescador, encontrando infinidad de modelos para tos los gustos y bolsillos. Estas cañas de pescar suelen estar rondando entre los 4 y 4,50 metros de longitud, con una acción para poder lanzar plomos con un peso de 200 y 250 gramos con cualquier modalidad de lance, siendo este último detalle de vital importancia a la hora de elegir las cañas, por lo que deberemos asesorarnos antes de adquirir una. También hay cañas de dos tramos para esta modalidad de surfcasting pero son menos conocidas, aunque tienen unas buenas prestaciones y buena técnica para el lance, entre 3,75 m a 4,16 metros.

Muchas veces nos preguntamos, ¿Cual es la mejor caña de surfcasting? y es que la respuesta no es nada sencilla ya que depende de cientos de factores que hacen que una caña de surfcasting sea optima o no. El Surfcasting es una de las modalidades de pesca de agua salada preferida por miles de pescadores, este estilo es practicado preferentemente desde playa o costa. Hay playas donde, sobre todo en verano, se aglutinan cientos de pescadores donde forman una gran hilera de cañas de surfcasting practicando la pesca desde el amanecer hasta el anochecer.

Materiales de fabricación de las cañas

Cada día la tecnología llega con mas fuerza al mundo de la pesca deportiva, es por ello que cada vez los materiales usados en la fabricación de las cañas de pescar son de mayor calidad. Las cañas de surfcasting son fabricadas principalmente en fibra de vidrio y sobre todo, en fibra de carbono. Las cañas de fibra de vidrio están orientadas a pescadores nóveles o principiantes que optan por este tipo de cañas de pescar de gama media baja como la mejor opción. Pero si ya eres un pescador con un poco mas de nivel es conveniente decantarnos por las de fibra de carbono, estas cañas de pescar son más ligeras, potentes y resistentes dando mayor fiabilidad y prestaciones a la hora de la práctica del surfcasting.

Como es lógico pensar, estas cañas de surfcasting serán de un precio algo mas elevado que las de fibra de vidrio, los precios suelen variar de entre 50 € hasta mas de 2000 € para cañas de surfcasting de competición. También existen innumerables marcas como cañas de surfcasting Shimano, Abu García, Cinnetic, Tica, Penn, Kali Kunnan, Hart, Zun Zun, Vercelli… y muchas mas de gran prestigio y tradición pesquera. No obstante las cañas de surfcasting de gama media suelen estar entre los 150 € y 300 € dando grandes resultados tanto en prestaciones como en fiabilidad.

Longitudes y medidas de la cañas

Parrilla cañas surfcastingLa longitud de las cañas de surfcasting dependerá en gran medida de la estatura del pescador, no obstante las medidas varían entre 4 metros y 4,50 metros, siendo las mas comunes entre pescadores de talla media de 4,20 metros. La medida de la caña de surfcasting tendrá influencia directa en nuestros lances y es de vital importancia saber cual es el tamaño que mas nos conviene, ya que una caña corta no nos dejará realizar lances largos pero si es demasiado larga para nuestra estatura no podremos manejarla con soltura dificultando así la pesca.

Para no equivocarnos es conveniente optar por una caña de 4,20 metros de longitud, una medida adecuada para todo tipo de pescadores y circunstancias. Una caña todo terreno no demasiado larga para un mejor manejo y transporte de la misma. Tener en cuenta que para días con gran oleaje sería interesante elegir una caña de surfcasting de unos 4,50 metros incluso hasta 5 metros para que nuestros lances sobrepasen la cresta de la ola. Es de comentar que las cañas de surfcasting son generalmente de 3 tramos tipo enchufables, aunque existen de 2 tramos estas últimas normalmente son destinadas a competición debido a su gran potencia de lance, pero si tu objetivo es pescar y pasártelo bien, decántate por las de 3 metros sin dudar.

Dureza de las cañas

Existen muchos tipos de durezas para las cañas y este parámetro afecta al comportamiento en el lance.

Dureza y accion caña surfcasting

  • Acción parabólica: las cañas de surfcasting con este tipo de acción o dureza dobla desde muy al principio y son cañas blandas, suelen utilizarse para cebos y señuelos muy ligeros.
  • Acción semi-parabólica (media): este tipo de cañas con esta dureza son las mas comunes entre pescadores ya que son flexibles en la parte superior proporcionando grandes lances con grandes distancias.
  • Acción de punta: las cañas de surfcasting que poseen esta dureza son rígidas y muy potentes, utilizadas por pescadores con gran dominio y destreza a la hora de realizar los lances desde la orilla ya que la caña solo dobla su última parte.

Tipos de acción de las cañas

  • Entre 200 y 220 gr: suele ser la mas usada entre pescadores de surfcasting, este tipo de acción nos deja poder realizar múltiples lances en las jornadas de pesca sin desgastarnos demasiado además nos aporta lances de gran distancia.
  • 250 gr: estas cañas de surfcasting son mas técnicas que las anteriores ya que debemos de cargar la caña correctamente para poder conseguir un lance de gran distancia.
  • Más 250 gr: prácticamente no se usan para la pesca al surf casting aunque siempre hay algún pescador que trabaja mejor con este tipo de acción bastante mas rígida que las anteriores.

Anillas y  punteros de la caña

Como cualquier material en pesca deportiva existen innumerables modelos, tipos, variedades, formas etc y en las anillas no iba a ser menos, destacaremos 3 tipos que son las mas usadas hoy en día, aunque existen muchas mas.

  • Anillas Globo: anillas algo menos usuales pero realmente útiles para líneas e hilos mas gruesos.

Anillas globo cañas surfcasting

  • Low Rider: este tipo de anillas son hoy día la revolución en el mercado de la pesca deportiva, de tamaño muy reducido y una estética muy cuidada. Son funcionales para hilos muy finos hasta 0,40 mm aproximadamente.

Anillas Low Rider caña surfcasting

  • Anillas K: muy parecidas a las anillas Low Rider con la particularidad de que las anillas están ligeramente inclinadas hacia arriba. Estas anillas son cada vez más frecuente de verlas en cañas de alta gama.

Anillas K cañas surfcasting

Estos son los tipos de anillas según su forma pero ahora debemos de elegir el material con el que están construidas las anillas de nuestra caña de surfcasting.

  • Tipo de Cerámica: La mayoría de las anillas monta una de estos tipos: alconite o SIC. Las dos son estupendas cerámicas aunque las SIC en vez de ser planas son curvas, lo que hace la línea se deslice aún mejor.
  • Tipo de Armadura: existen dos posibilidades, anillas FUJI en acero inoxidable o las anillas de imitación.  La diferencia a parte del precio es la limpieza y durabilidad. Cuando nuestras cañas no montan FUJI tenemos que estar limpiando nuestras anillas constantemente al llegar a casa después de cada pesquera, de lo contrario el salitre hará que nuestras anillas se pongan de un color verdoso y hará finalmente se oxide.

Lo mejor para nuestras cañas de surfcasting sería elegir unas anillas FUJI SIC, pero claro el precio se incrementa bastante, todo depende de nuestra economía. Las punteras híbridas son muy usadas en competición y las punteras duras son más usadas en la pesca de recreo.

Los Secretos de la pesca en el Mar

¿Aún no tienes el mejor libro sobre todos los Secretos de la Pesca en el Mar?

Diseños de la caña

Como en todo, el diseño también es muy importante y es que las cañas de surfcasting son unas de las más llamativas en el mundo de la pesca deportiva tanto en color como diseño. Existen modas, a veces el color predominante es el rojo, otras el naranja incluso el rosa destaca en algunas temporadas, el gusto del pescador marca las tendencias. Hemos dado alguna información de las opciones mas generales para elegir tu caña de surfcasting, ahora te toca a ti elegir la que mas se ajuste a tus gustos, necesidades y economía, ¿Cual es tu preferida?

Tipos de carretes de pesca para surfcasting, ¿Cual es el mejor?

Los carretes para pesca surfcasting más comunes serán los de bobina fija, que son los que usamos la mayoría de pescadores. Estos se caracterizan por sus bobina cónicas y poco profundas, con una recuperación y ratio amplio. Es de vital importancia que el guía hilos tenga un perfecto funcionamiento, igual que el freno, ya que cuando usamos líneas finas un mínimo fallo en el giro del guía hilos provocará la salida de nuestra línea de pesca y esto truncará la posibilidad de poner en seco nuestra captura.

Podemos adquirir bobinas extras que fabrican marcas independientes, compatible con nuestros carretes y es de gran ayuda llevar varias bobinas con distintos diámetros de hilo para tener disponibilidad en cada momento. También hay carretes con bobina giratorias, siendo menos comunes.

Partes técnicas del carrete de surfcasting

Partes carrete surfcastingHablamos sobre el carrete surfcasting, los tipos, funcionamiento y partes técnicas de este elemento fundamental para la pesca al surfcasting. Y es que la mejora en los carretes ha sido imparable, invariablemente se ha impuesto la capacidad para el lanzado como el parámetro más deseado, aunque también se exige robustez, ligereza y, por qué no, cierto agrado de diseño. Y es que muchos modelos, especialmente de bobina fija, calan en el consumidor a través del sentido de la vista, sin atender a otros requisitos.

Las innovaciones han repercutido sustancialmente en estos últimos modelos de carrete surfcasting mediante la implantación de novedosas soluciones técnicas y en cuestión de materiales. Pero convendrá repasar, como recuerdo, los diferentes conceptos que se han desarrollado a lo largo de la historia, como son los devanadores o carretes multiplicadores, los carretes de bobina fija y, por último, algún invento que nos es ciertamente lejano.

Carretes de surfcasting multiplicadores

Estos carretes de pesca surgen ya de un concepto acertado, probado y larvado en el tiempo, una forma natural concebida especialmente para evacuar hilo con extremada rapidez; sin embargo no han conseguido desbancar a los carretes de bobina fija (los “normales”), cuyo diseño ha prosperado de forma manifiesta. El carrete de bobina giratoria o multiplicador dispone de una bobina cuyo eje central se sitúa transversalmente al de la caña de pesca. Su función es albergar el sedal y se encuentra encastrada entre dos soportes que alojan los mecanismos internos y la manivela.

Durante el proceso del lance el carrete multiplicador gira sin apenas rozamientos, lo que facilita la salida del hilo en línea recta enfilando directamente hacia la primera anilla. El problema radica en que resultan de uso un tanto complicado. Las altísimas revoluciones que alcanza este carrete hace que si no los dominamos con frecuencia se formen bucles que pueden arruinar nuestro nailon. Un freno magnético suele incorporarse en los modelos de carrete surfcasting multiplicadores. Consta de dos pestañas alojadas en el cuerpo que están compuestas por imanes. Al reglar el freno (tiene forma de tuerca cilíndrica) hacia sus posiciones altas, las pestañas se acercan al eje de la bobina haciendo que la capacidad de giro disminuya.

Los frenos del carrete surfcasting

En otros modelos el carrete surfcasting el sistema elegido se constituye por un freno centrífugo que evita el sobregiro al final del lance. Se basa en la fuerza centrífuga de la bobina; la aceleración hace que unos pequeños cilindros (generalmente de plástico) se aproximen a la base de la bobina de manera que se controla la excesiva celeridad. Este sistema actúa con una intensidad proporcional al número de revoluciones.

El freno mecánico actúa regulando la velocidad inicial de giro; se tara fácilmente de acuerdo con el peso que vamos a lanzar. Para ello se presiona la palanca que libera la bobina, luego se lleva la caña a una posición horizontal y manejamos la rosca del freno hasta que el plomo se deslice lentamente y que al tocar el suelo la bobina no siga girando. El freno de batalla tiene forma de estrella, y se sitúa debajo de la manivela. Actúa directamente sobre la corona que hace de motor, y es la responsable del movimiento del eje, y por tanto de la bobina. En un simple acto de despiece identificaremos varias partes claramente definidas en este tipo de carrete surfcasting.

Dos cuerpos, uno incluye un pequeño cilindro graduado en su base que se corresponde con el freno magnético o el centrífugo, dependiendo del modelo, el otro lleva incorporado el freno de batalla que se reconoce por su forma de estrella, el freno mecánico (un cilindro) y la manivela, así como todo el conjunto de corona y engranajes interiores. Algunos tipos de carrete surfcasting llevan un guía hilos, que es útil para posibilitar una recogida homogénea del hilo, pero que al mismo tiempo presenta la inconveniencia de suponer un incremento de la fricción durante el lance los verdaderos carretes multiplicadores de surfcasting, como el carrete Penn International VSX (mas usado para embarcación) o el Ambassadeur Beast prescinden de ese implemento. Son las maquinas más adaptadas al lanzado que existen hoy en día.

Carretes de bobina fija

Caña y carrete surfcastingPero realmente son los carretes de bobina fija los que llevan tiempo triunfando en el mercado europeo, habida cuenta de sus acreditadas virtudes: simple concepto, facilidad de uso, así como el  constante incremento en las prestaciones, factores muy tenidos en consideración, diría que decisivos por los aficionados a la pesca. La filosofía de este carrete surfcasting es diferente, pues la bobina no gira durante el lance. Es el sedal el que se desliza gracias a la fuerza suministrada por la caña. Esto lleva aparejado un aumento considerable en los rozamientos, y la perdida de energía cinética es drástica, el hilo roza contra el borde de la bobina y sale con un movimiento de túnel que recuerda a la posición durante el almacenamiento;  al chocar contra la primera anilla se produce inevitablemente otro brusco rozamiento.

Cuanto más hilo de pesca sale más cantidad de rozamiento con el borde de la bobina, con lo que se va perdiendo rápidamente energía. Por este motivo los diseñadores han ido confluyendo en la creación de bobinas con forma cónica (algunas en cono invertido), con el fin de posibilitar la evacuación de hilo en el menor tiempo posible. La longitud de la bobina suele estar comprendida entre los 3,5 y los 4,5 centímetros en los modelos más atrevidos. Uniremos a este hecho el tipo de diseño de casting, patrón al que invariablemente se adaptan los modernos formatos (con cabina junta para el sedal fino) y la aplicación de materiales como el titanio y el aluminio en los bordes.

Estructura del carrete para surfcasting

Estructura interna carrete de pescaTenemos varias partes, singularizadas por un pie o soporte y un cuerpo. En el cuerpo del carrete surfcasting distinguimos el cuerpo verdadero, donde se alojan los mecanismos del motor. Luego vemos un rotor delantero que gira merced a la fuerza de la corona, impulsada por el movimiento de la manivela. El rotor o cazoleta del carrete de pesca lleva incorporados dos soportes laterales, en uno de los cuales se observa el guía hilos o pick up, del que parte un asa de cesta que finaliza en el otro saliente, tanto el cuerpo como el rotor se fabrican en grafito o bien en aluminio (ciertos modelos de carretes de pesca de alta gama).

La bobina se localiza encima del motor, y no se mueve al lanzar ni al recoger, ya que es el asa de guía el instrumento que enrolla el sedal en el carrete. El único giro posible de la bobina se debe al freno que se suele incorporar en la parte delantera de la misma y está constituido normalmente por una serie de cojinetes de teflón y fieltro (carbono en los modelos de alto copete) alternados con unas arandelas metálicas que rodean al eje interno. La regulación del freno se hace manualmente, mediante el giro de una tuerca. Normalmente se libera en sentido contrario de las agujas del reloj. Los cojinetes dejan de presionar de forma que la bobina se va liberando del encastre a que se ve sometida sobre el eje quedando libre para girar. De la regulación en intensidad dependerá la dureza; este es el frente de combate, y lo usaremos en muchas ocasiones, aunque para lanzar siempre lo tendremos bien asegurado.

Partes metálicas del carrete surfcasting

El sistema mecánico que esconde el carrete surfcasting es realmente simple: la manivela actúa sobre una corona dentada o pillón de ataque, fabricada en calamina (silicato de cinc, poco resistente), grafito, acero inoxidable, bronce, oxido de aluminio o, en el caso de los carretes de más alta gama, de aluminio o titanio. Esta manivela actúa sobre un eje rotor dentado que aloja en su interior el eje general. El eje rotor trasmite su fuerza al rotor o cazoleta, que como vimos se encarga de recoger el hilo a través de asa de guía. Y no hay más que esto. Todos los restantes complementos que tiene el carrete surfcasting van destinados a incrementar la potencia del carrete, como son los rodamientos de acero que se suelen situar en la base de la manivela, en la base de la cazoleta y en el guía hilos.

Un seguro impide que la manivela gire en sentido contrario. Suele conformarse como una pequeña palanca situada en la parte trasera del cuerpo. Al activarlo una lengüeta bloquea la corona, de forma que no pueda girar en sentido inverso al de recogida. Es normal que se acompañen en la superficie algunos datos de interés. En la base de la bobina se aprecia con regularidad el cálculo de capacidad del modelo en monofilamento. Puede venir estandarizado como resistencia en libras, sistema adaptado al mercado anglosajón, o más corrientemente en milímetros de sección.

Capacidad de línea en el carrete

Ratio y capacidad bobina carrete surfcasting De esta forma veremos dos datos seguidos: metros y al lado la sección que corresponde a los metros que se pueden almacenar de un diámetro fijo de sedal. En el momento de rellenar el carrete surfcasting de hilo este dato se hace fundamental. Si una bobina especifica una capacidad de, por ejemplo, 400-0,30 (400 metros de hilo de 0,30 milímetros de sección) no significa que tengamos que realizar la operación, con el consiguiente gasto, de enrollar tal cantidad de línea. Podemos emplear un hilo más económico para rellenar la primera parte. Calcularemos bien, y después de creada esta base incorporaremos el hilo definitivo. El diseño de bobinas de perfil bajo nos alivia esta operación.

Otra cifra que encontraremos es el denominado como ratio del carrete. Escuetamente se puede definir como las vueltas que da el rotor sobre la bobina por cada vuelta de la manivela. Se expresa como ejemplo por 4.0:1 (en este modelo al dar un giro a la manilla la bobina da 4 vueltas). Esto tiene interés para conocer la velocidad de recuperación del carrete, una propiedad interesante. En su cálculo precisaremos conocer la longitud de la circunferencia de la bobina, o mejor será dicho, el hilo a que se envuelve en cada rotación.

En la base o en la parte delantera es común ver reflejado el diámetro de la bobina (spool diameter). Este dato es aproximativo, debido al hecho de que el diámetro varia, siendo mayor cuando está cargada que cuando esta medio vacía. Sin embargo la discrepancia se puede obviar hoy en día, ya que en las bobinas de perfil bajo, muy comunes, la diferencia es despreciable cuando están repletas de hijo fino nuestro carrete surfcasting.

Montajes y bajos de línea para la pesca de surfcasting

Las líneas de pesca serán de diámetro muy fino, se suelen cambiar en cada temporada por el deterioro que soportan debido a la erosión del sol, viento, salitre…. es por ello que se debe de tener un buen mantenimiento para que su duración sea máxima.Para la conservación de las líneas de pesca será recomendable su aclarado con agua dulce después de cada jornada de pesca, y se le puede echar un aerosol o protector para proteger la línea.

Los diámetros más usados serán entre el 0,16 mm y 0,18 mm ya que nos ayudarán a alcanzar grandes distancias con nuestros cebos. Para la unión de nuestra línea de pesca con el puente o cola de rata usaremos nudos de barril en el extremo más fino, de igual diámetro o lo más próximo a la línea de nuestro carrete, es aconsejable que en el extremo más grueso llegue al menos 0,50 milímetros, para que soporte la tensión que se genera en el lance sin romperse, y tenga una longitud total de 3 a 15 metros, estos puentes se caracterizan por su forma cónica, que facilita su salida del carrete.

Aparejos para surfcasting

El aparejo para pesca surfcasting mas común y usado por la mayoría para especies de doradas es el bajo conocido como urfe ya sea montado sobre línea, montado sobre varilla del plomo o de forma independiente.

  • Urfe montado en la línea: Este montaje es el más fácil, consiste en colocar un par de perlas de tope de silicona con un rolling en medio de ambas, montadas sobre el puente o cola de rata, quedando por encima del plomo, dando libertad a la gameta que girará por encima del plomo y alrededor del puente .
  • Urfe montando en el plomo: Este montaje consiste en colocar un par de perlas con un rolling igual que el anterior montaje en la línea, pero en este caso en la varilla del plomo.
  • Urfe externo: Se hace con un trozo de varilla de acero de unos diez centímetros en cuyo extremo superior montaremos un rolling para el enganche con la línea del puente, y a continuación insertaremos las dos perlas y el rolling para la gameta, como los anteriores quedando en su centro, y montaremos un enganche rápido en el extremo inferior, para colocar el plomo, y ambos extremos lo cerraremos con un trozo de tubo termo retráctil para evitar enredos.

Los plomos más usados en el surfcasting

Plomos pesca surfcasting

Los plomos más comunes son de bala de forma lisa y de punta, que ayuda a conseguir largas distancias en el lance. El peso del plomo variará según la acción de la caña siendo los mas frecuentes de 113 gr a 130 gr. El color del plomo depende de la hora de pesca, cuando pesquemos para la noche cogeremos colores como el blanco, negro y plomo. Por el día los colores que mejor resultan son el rojo y arena, el color rojo se usa con cebo de sangre como el gusano americano o la lombriz de arena.

Os dejamos con un excelente vídeo donde podrás disfrutar de este tipo de pesca, ponte cómodo y disfruta

Si te ha servido de ayuda compártelo con tus amig@s, gracias! 😃

¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 19 Media: 4.1]
Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
【PESCA AL SURFCASTING】Trucos / Cañas / Carretes / - EsPesca
Puntuación:
51star1star1star1star1star
Llévate la Guía de Nudos de pesca... GRATIS! 🎁
Signup today and receive free updates straight in your inbox. We will never share or sell your email address.

2 Comentarios

  1. hector nava

Deja un comentario