Pesca manual

Atrapar un pez con las manos suena como el tipo de historia que escucharías alrededor de una fogata, un cuento fantástico, sin duda, Pero, la pesca manual es real, y hay mucha gente en el mundo que la práctica, sea por deporte o supervivencia.

Es probable que hayas oído historias de pesca de bagres con las manos, sin embargo, la realidad es que se pueden atrapar otros tipos de peces de manera manual. De hecho, la pesca manual es tan común que algunas regiones tienen reglamentos de regulación para realizar dichas prácticas.

Mucho más que un increíble truco de fiesta, aprender a pescar con las manos es una habilidad de supervivencia invaluable, que permite recolectar alimentos sin ningún tipo de equipo. Aun así, siempre es necesario tener en cuenta el hecho de que la pesca manual conlleva riesgos, especialmente si eres un principiante.

Una mano colgando en el agua puede ser mordida, no solo por peces, sino también por caimanes, castores, serpientes y tortugas, además, permanecer en frío el agua durante largos períodos de tiempo puede provocar hipotermia. Siempre que pesque con las manos desnudas, se recomienda mantener solo el brazo en el agua para limitar la exposición.

Cómo pescar con las manos

Si alguna vez has querido probar este tipo de pesca con las manos, aquí tienes algunos consejos para realizar la pesca manual de forma infalible. Esta es una práctica que vale la pena desarrollar si caminas al aire libre con regularidad y en caso de que desees agregarla a tu lista de habilidades de supervivencia.

La paciencia es una virtud

Al igual que pescar con una caña, la tarea de pescar con las manos requiere algo de paciencia. Si no eres muy paciente, quizás sea mejor que compres pescado en el mercado. Si deseas ser más paciente, capturar los peces con tus manos es una excelente manera de practicar.

Es posible que tengas que esperar largos períodos de tiempo antes de ver un pez nadando cerca de ti.

Un dato que pocos conocen es que cuando colocas la mano en el agua por primera vez, es probable que el pez no nade hacia ti porque la temperatura de tu mano es más alta que la del agua.

Tal vez esa es la razón del por qué a veces ninguno se acerca, a pesar de que hay muchos peces en la zona. Así que mantener las manos en el agua durante unos 15 minutos, ayuda a preparar la temperatura para luego iniciar la pesca.

Golpear el agua es incorrecto

Golpear inmediatamente en el agua no es algo inteligente cuando se realiza pesca manual. En primer lugar, tu repentina presencia en el agua alarmará a los peces, imposibilitando una pesca exitosa. En su lugar, busca un área donde el flujo de agua sea constante, una ubicación ideal será junto a las orillas con algo de sombra.

Elige un lugar con más rocas, sumerge lentamente su brazo en el agua, teniendo cuidado de no molestar a ningún pez, espera alcanzar la temperatura ideal de tus manos para finalmente iniciar la pesca.

Elegir el cebo adecuado

Los peces son atraídos por el cebo, así es como funciona, por lo tanto, si crees que te falta ese complemento hay algunas formas de obtenerlo. Es natural no tener ningún cebo de pesca contigo, especialmente cuando estás en una situación de supervivencia, pero, puedes buscar gusanos debajo de las rocas o en el suelo, los insectos también pueden hacer el trabajo.

Si no tienes suerte, y no logras encontrar ninguno, siempre está tu propio dedo, siempre que te atrevas y seas valiente. En este caso, asegúrate de que su mano ya haya estado sumergida en el agua varios minutos, luego, mueve tu dedo índice, imitando el movimiento de un gusano, los peces pueden confundir tu dedo con un buen refrigerio, dejándolos vulnerables para que los atrapes.

Recuerda que la pesca manual puede ser de riesgo, y es necesario conocer algunos tipos de peces para saber con cual estás interactuando, asegurándote que no sea una especie agresiva y pierdas un dedo en dicha actividad.

Estar alerta y actuar rápidamente

Durante la pesca manual es crucial actuar rápido para no perder la captura, puedes agarrar el pez por la boca o las branquias. Esto es mucho más fácil que tratar de agarrar el pez por la cola o el cuerpo con las dos manos.

Esto probablemente sea de conocimiento común, pero los peces son pequeños y resbaladizos, por lo que tratar de agarrarlos mientras se agitan para escapar no será fácil.

Apostar por las branquias es la mejor opción para garantizar un excelente agarre porque ahí es donde se encuentra el cartílago duro. Si el pez te muerde el dedo como cebo, no te alejes. En su lugar, usa tu dedo para traerlo hacia ti. Es importante agarrar al pez cerca de la cabeza porque los peces nadan hacia adelante, así que sujetándolo por la cabeza lo bloquearás casi en su totalidad.

La idea de la pesca manual puede resultar intimidante al principio, pero, con un poco de paciencia y mucha práctica, podrás pescar con éxito en muy poco tiempo, definitivamente es una habilidad que vale la pena aprender.

Deja un comentario

  â—€ Acepto los términos de privacidad

  1. Responsable: EsPesca
  2. Finalidad: Envío por email de noticias y ofertas
  3. Legitimación: Tu consentimiento expreso
  4. Destinatario: Lista de suscriptores alojada en Wordpress
  5. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, anonimato, portabilidad y olvido de sus datos