Consejos para alargar la vida de tu equipo de pesca

No hay nada como salir a pescar en familia o con los amigos, ya sea una vez por semana o de vez en cuando. Ahora bien, para poder disfrutar de esta placentera experiencia durante más tiempo, es necesario mantener el equipo de pesca en buen estado. Un mantenimiento adecuado del equipo no solo servirá para alargarle la vida útil, sino también para que ofrezca un mejor rendimiento. En este artículo te presentamos cuatro sencillos consejos que te permitirán disfrutar de tu equipo de pesca durante más tiempo.

Revisa el equipo antes de usarlo y guardarlo

Revisar el equipo al inicio y al final de la jornada de pesca puede sonar desalentador, pero al final te servirá para ahorrar mucho tiempo y dinero. Además, cuando conviertas esta actividad en un hábito, ni siquiera la verás como un trabajo, sino como parte de la rutina de pesca.

Revisar el equipo antes de pescar te permite detectar y solucionar cualquier problema que tenga el equipo antes de meterlo en el agua. De la misma manera, revisarlo al final del día te permitirá arreglar cualquier daño que el equipo haya podido sufrir a lo largo de la jornada. A continuación, te mostramos una sencilla lista con todo lo que deberías revisar del equipo de pesca:

  • Busca grietas o indicios de rotura en la caña.
  • Comprueba el ruido y el movimiento de los carretes para comprobar que funcionen con normalidad.
  • Revisa las guías de caña y asegúrate de que no presenten bordes rugosos que puedan dañar la línea y de que permanezcan en su sitio.
  • Afloja el freno del carrete al final de la jornada para evitar tensiones innecesarias.

Este mantenimiento regular te evitará un sinfín de reparaciones importantes y te permitirá conocer en todo momento el estado del equipo de pesca.

Limpia el equipo de pesca con agua dulce a baja presión

Casi todos los barcos de pesca incluyen mangueras de agua dulce. Te aconsejamos que limpies el equipo de pesca con agua dulce después de cada uso para evitar que la sal o cualquier resto de suciedad pueda acabar dañándolo. La sal marina provoca corrosión, mientras que los restos de suciedad pueden llegar a estropear el equipo.

Es importante también usar la presión adecuada, ya que el equipo de pesca incluye componentes frágiles que no soportan agua a alta presión. Si no dispones de un depósito de agua dulce, lleva contigo una botella de agua para aclarar el equipo al final de la jornada de pesca.

Limpiar el equipo con agua dulce después de cada uso te ayudará a alargar su vida útil, lo que te permitirá disfrutar durante más tiempo de un pasatiempo que te alejará de Netflix, de los juegos de casino online y de otras actividades sedentarias y poco saludables.

Seca siempre el equipo de pesca

Si no secas bien tu equipo de pesca, el agua restante puede acabar dañándolo. Aunque pueda parecer una tontería, guardar el equipo mojado puede costarte muy caro. Después de limpiar el equipo, frótalo con una servilleta de papel o con un trapo seco y deja que se acabe de secar bien al aire libre antes de almacenarlo.

El agua puede provocar la oxidación de los elementos metálicos del equipo y enmohecer los componentes de madera. Por ello, secar el equipo es básico para mantenerlo bien cuidado.

Desmonta el equipo de pesca de vez en cuando

Cada cierto tiempo, o después de una jornada de pesca movida, resulta aconsejable desmontar el equipo y limpiarlo bien. Desmontar la caña y el carrete te permite acceder a zonas de difícil acceso que necesitan limpieza y mantenimiento.

Para una limpieza a fondo, asegúrate de:

  • Usar un detergente suave y agua tibia para limpiar el carrete, la caña y la línea (los productos químicos de limpieza pueden dañar el equipo, por lo que conviene evitarlos).
  • Limpiar con un cepillo las zonas donde se acumula mugre y suciedad, como mangos, carretes y guías.
  • Usar un secador para eliminar cualquier residuo atascado y no alcanzable en los huecos y ranuras del carrete.
  • Lubricar y engrasar todas las piezas móviles del equipo según las indicaciones del fabricante.
  • Revisar y reparar cualquier daño en el equipo, como bobinas o mangos sueltos.

Ni que decir tiene que es necesario secar bien todo el equipo después de limpiarlo, primero con un trapo y luego al aire libre. Al volver a montar el equipo, manipula las piezas con cuidado y no aprietes demasiado los diferentes componentes para evitar dañarlos.

Dedicar unos minutos antes y después de salir de pesca para poner en práctica estos consejos de mantenimiento te ayudará a mantener el equipo en perfecto estado durante más tiempo. Si a ello le añadimos media hora de vez en cuando para realizar una limpieza a fondo, conseguiremos que nuestro equipo funcione siempre como el primer día.

Deja un comentario

  â—€ Acepto los términos de privacidad

  1. Responsable: EsPesca
  2. Finalidad: Envío por email de noticias y ofertas
  3. Legitimación: Tu consentimiento expreso
  4. Destinatario: Lista de suscriptores alojada en Wordpress
  5. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, anonimato, portabilidad y olvido de sus datos