¿Cómo pescar cangrejos? Técnicas y trucos de pesca que si funcionan

El cangrejo; hábitat y morfología

Llamamos cangrejo a una importante cantidad de especies de crustáceo (unas 4000) que pertenecen al orden decápodo, esto es, son animales con diez patas. Estas se clasifican en tres infraórdenes de Pleocyemata: los astacoideos o cangrejos de río, los anomuros (siendo los más representativos los cangrejos ermitaños) y los brachyuras, a la que corresponde la inmensa mayoría de cangrejos de mar o los cangrejos gigantes, tan ansiados por los amantes de la pesca.

Todas ellas tienen como característica común que vagan por el fondo de las aguas (o algunos por la costa o de manera anfibia), andando; a esta cualidad se le conoce como bentonismo. También incluyen, todos ellos, un primer par de patas desarrolladas hasta formar una pinza. Con ellas capturan y manipulan su alimento, realizan bailes de cortejo y pelean por territorios.

Son artrópodos, por lo que cuentan con un exoesqueleto, es decir, un esqueleto externo. Este se constituye de quitina hasta alcanzar una dureza (dada por el carbonato cálcico) que hace que lo clasifiquemos como caparazón. Además, pueden regenerar sus pinzas.

Otro punto a destacar es que su sistema circulatorio es abierto, el cual ayuda a que el animal se adapte tanto a aguas templadas como a aquellas más frías.

Su dieta incluye otros crustáceos más pequeños, gusanos, pececillos y algas.

Se diferencian, entre especies, en muchos aspectos, como su tamaño o su color. Así, vemos ejemplares diminutos, más pequeños que una falange humana, y otros que, en extensión, alcanzan los, ojo, ocho metros, como se ha podido observar en un ejemplar Macrocheira kaempferi, un cangrejo araña japonés, el cual, además, pesaba 20 kilos. En cuanto a los colores, los hay rojos, tal y como estamos acostumbrados a ver en la tele, pero también los hay amarillos, anaranjados, grisáceos, blancos e incluso azulados.

Como dato curioso, saber que hay especies de ermitaños que pueden vivir hasta 30 años. Eso sí, esto es algo propio de algunos ejemplares, dependiendo de cada especie los hay que llegan a los 3 años de vida y otros a los 10, es una información muy variable en función de las múltiples especies existentes.

En cuanto a su hábitat, lo cierto es que pueden vivir en cualquier parte en la que puedan moverse con facilidad y obtengan alimento fácilmente, además de ser lugares donde haya plantas que les permitan esconderse o, directamente, rocas. Es común que se desplacen en busca de las condiciones más adecuadas, motivo por el cual los vamos a encontrar en prácticamente cualquier sitio.

Diferenciamos, obviamente, que en aguas dulces encontraremos las especies de agua dulce y en los mares estarán las de aguas saladas. Además, algunos de ellos viven en la tierra, excavando bajo esta o subiéndose a palmeras y actuando como anfibios.

Las especies que más encasilladas están en una zona en particular son el cangrejo cocotero, propio del Pacífico Occidental y del Índico, o el ermitaño, que precisa de fondos fangosos poco profundos como los que ofrece el mar Mediterráneo o ciertas costas del océano Atlántico. Son muy famosos y demandados los cangrejos que hay en Alaska.

La pesca del cangrejo vivo en mar y ríos; trucos y técnicas de pesca

Vamos a ver todo tipo de información de interés para pescar cangrejos más fácilmente.

¿Cuándo pescar cangrejos?

Estos animales son nocturnos por lo que los vas a encontrar buscando alimento con la calma nocturna, cerca de la orilla y las rocas. Claro que si encuentras zonas rocosas de exterior o a una profundidad mínima seguramente los encuentres durmiendo entre ellas durante el día.

Aunque no vas a tener dificultad para dar con ellos si te acercas a zonas donde vivan, saber que en los meses más calurosos están más activos y se reproducen, por lo que darás con ellos casi sin darte cuenta.

Las técnicas de pesca de cangrejos

  • Hilo y carnada

Coger cangrejos, sobre todo pequeñitos, no es difícil. Puedes hacerlo con un hilo y uniendo la carnada con anzuelo.
Dependiendo de donde te encuentres es posible que no necesites caña siquiera, aunque también puedes utilizarla, por supuesto.

Lo más importante es que, cuando el animal pique, no lo subas ni tires fuertemente. Simplemente acerca el hilo hasta la orilla lentamente, no se dará cuenta del movimiento.

Si vais en familia puede ser divertido que alguien se prepare con una red de mango en la orilla para atrapar el ejemplar sin tener que enrollar el hilo ni levantarlo; de esta manera, el cangrejo no podrá huir.

  • Con reteles

En zonas donde hay muchos cangrejos, si quieres cogerlos rápido y varios, prueba con trampas. El contrapunto de ello es que es menos divertido.

Tienes trampas abiertas y cerradas; ambas son buenas opciones. Eso sí, huye de las cuadradas; las mejores son las ovaladas, las cilíndricas y las de colmena.

El cebo lo puedes colocar en cajas o, si el retel lo dispone, en el propio anzuelo que se incluya.

  • A mano

Mucho más divertida y enfocada en disfrutar de la actividad tenemos la pesca del cangrejo a mano.
Haz las cosas despacio, el cangrejo posiblemente ni se enterará si levantas lentamente una piedra. Además, evitas que, con rápidos movimientos, este se asuste y corra o que levantes lodo, perdiendo visión.
Para cogerlos, utiliza tus dedos índice y pulgar y tómalos por la parte que queda inmediatamente detrás de sus pinzas, de manera que no puedan usarlas contra ti.

Cebo para cangrejos

El cebo adecuado para pescar cangrejos más fácilmente incluye:

  • Vientre, aleta y cabeza de pescado azul de la zona. Arenque, salmón, perca, trucha o perca son excelentes opciones. No lo intentes con lenguado, almejas, calamares o sardinas.
  • Carne cruda. El pollo crudo o la comida húmeda para gatos son altamente eficaces.

Licencia

Aunque no es lo común, hay estados en los que se requiere de licencia para pescar cangrejos. Por ejemplo, en España, el cangrejo de río no se pude coger sin licencia y existe una limitación en el número máximo de reteles por pescador así como en sus características. Infórmate de ello y pon todo en regla, en caso de ser necesario, antes de conseguir tus capturas.

¿Cómo hacer una trampa para cangrejos de río?

Hemos visto que las trampas son una estupenda opción para pescar cangrejos rápidamente y en cantidad. Si es lo que te interesa, te contamos cómo puedes hacer una y utilizarla para las especies de río. Necesitarás dos botellas de refresco, vacías, de 1.5 o 2 litros, celo, bridas de plástico, hebras, pesos, algún útil para cortar el plástico como una tijeras y otro para perforarlo, como un taladro eléctrico, por ejemplo y cebo.

  1. Corta una botella por la mitad, quedándote con una parte con el culo y otra con el cuelo.
  2. La siguiente botella deberás cortarla igual, pero quedando la parte del culo mucho más larga y la del cuelo, más corta.
  3. Quítale el tapón.
  4. Introduce esta última dentro de la otra parte de cuello de la botella que hemos cortado antes, de manera que queden los dos cuellos mirando en la misma dirección.
  5. Alinea ambas partes, de manera que las líneas de los cortes coincidan.
  6. Pégalas, de manera provisional, con la mínima cantidad de pequeños trozos de celo para que se mantengan unidas para realizar el siguiente paso. Si no lo consideras necesario, no lo hagas.
  7. Ahora tendrás que agujerear las botellas en varios puntos, a lo largo del perímetro de la circunferencia. Con 5 puntos será suficiente.
  8. Repite un segundo agujero medio centímetro por encima de los anteriores, de manera que queden de a dos.
  9. Ve abrochando una brida por cada par de agujeros, de manera termines uniendo ambas partes de las botellas.
  10. Corta el sobrante de las bridas.
  11. Si utilizaste celo, es momento de retirarlo para no contaminar el agua con su pegamento y evitar que los trozos se desprendan.
  12. Es momento de hacer otros dos agujeros para colocar unos pesos en el fondo de las botellas para que se hundan; uno irá cerca del cuello de la botella más larga y el otro en el lado opuesto, cerca de los que has hecho antes.
  13. Ata los pesos con hebras (o con más bridas).
  14. Para colocar el cebo, quita el tapón y mete por el cuello tu carnada favorita.
  15. Vuelve a cerrar la trampa con su tapón.
  16. Anuda una hebra o cordel al cuello de la botella, por debajo de su tapón. Esta debe ser larga, pues es la que hará de sedal, la que utilizarás para guiar la trampa y tirar de ella cuando corresponda.
¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 0 Media: 0]

Deja un comentario

  ◀ Acepto los términos de privacidad

  1. Responsable: EsPesca
  2. Finalidad: Envío por email de noticias y ofertas
  3. Legitimación: Tu consentimiento expreso
  4. Destinatario: Lista de suscriptores alojada en Wordpress
  5. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, anonimato, portabilidad y olvido de sus datos